EL SECRETO DE ADÁN

La llamada que Adán Roussos recibió aquella madrugada en su
departamento de Nueva York cambiaría no sólo el destino del sexólogo, sino el
del mundo entero. Quien lo solicitaba era su amigo, el arqueólogo Aquiles
Vangelis, y la urgencia de su solicitud se debía a un gran descubrimiento que
el catedrático griego había hecho. Lo que había encontrado pondría a temblar a
la Iglesia católica y a las demás religiones. Ese hallazgo, le dijo a su amigo
sexólogo, también estaba relacionado con la mítica Atlántida y el manejo de la
sexualidad. Por ello, necesitaba que él viajara hasta Grecia.

Justo al llegar al aeropuerto, Adán recibe un mensaje de Alexia,
la hija de Aquiles, en donde le dice que su padre ha desaparecido. En realidad
ha sido secuestrado por órdenes del Gobierno Secreto y la Iglesia católica. Las
dos organizaciones buscan acallar la investigación de Aquiles, pues saben que
si sale a la luz, todo el entramado de poder y riqueza que han acumulado a lo
largo de los siglos se vendría abajo.

A pesar de la tortura, Aquiles ha resistido confesar lo que sabe.
Esto desata la furia del siniestro cardenal Raúl Tous, encargado de silenciar
las investigaciones del arqueólogo griego que también podrían llevar hasta el
origen del hombre. A su vez, Adán y Alexia, logran descubrir más pistas que
podrían conducirlos al padre de ella. Al parecer, los apuntes del investigador
los llevan hasta la séptima profecía maya, la cual anuncia un cambio en el
planeta por la acción directa del Sol. Un cambio que podría llevar a la armonía
de todos los seres vivos gracias a la acción de los rayos solares sobre del ADN
del ser humano.

Si bien una parte de la trama de El secreto de Adán trata acerca de las profecías mayas, Guillermo
Ferrara nos advierte en su novela que no debemos esperar una catástrofe, sino
una alteración de cómo percibimos el mundo.


Acerca del autor: The Pink Point (1677 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *