UNA MÉDICO MEDIEVAL

Nada, al parecer absolutamente nada se sabe que sea certero de Trotula de Salerno, también conocida como Trotula di Ruggiero, Trota o Trocta. Sabemos que vivió durante los siglos XI y XII después de Cristo.

De acuerdo con el Diccionario de Nombres de Chaucer, donde se registra los nombres de las personas que aparecen en la obra del escritor inglés, Trotula di Ruggiero fue una médico que vivió en el siglo XII y que era parte de la escuela de medicina de Salerno, o Escuela Salertina, que fue el primer centro de estudios sin nexo alguna con la Iglesia y para muchos historiadores la primera universidad europea de la historia. La importancia de la escuela era tal que la ciudad misma era conocida como “La Ciudad de Hipocrates” y en la escuela se dieron cita las corrientes más importantes del pensamiento médico griego, judío, árabe y cristiano. De regreso al diccionario, Trotula estuvo casada con otro médico de la escuela de nombre Giovanni Plateario,  y fue madre de dos hijos, médicos también. Trotula fue según otras fuentes parte del cuerpo docente de la Escuela y provenía de una adinerada familia de Salerno. Junto con su esposo, Trotula, escribió Encyclopaedia regimen sanitis  y escribió además, por cuenta propia al menos dos obras, Trotulae curandarum mulierorium ante et post partum, al que también se le conoce como De passionibus mullierum, con 60 capítulos. Todos ellos dedicados a las enfermedades y malestares propios de las mujeres. El Texto también es conocido como Trotula Major y propone ideas totalmente ajenas a las principales corrientes de pensamiento occidental de la época, como la administración de opiáceos a las mujeres en parto para mitigar su dolor. También, propone que algunos de los malestares y problemas de la concepción pueden ser ocasionados por los hombres y no sólo por las mujeres.Otra de las cosas en la que Trotula pone énfasis en la revisión total del paciente y no sólo en las areas obvias de afección.  Aunque en él, además de hacer la descripción de los males femeninos y dar algunas recetas médicas para la curación, se discute la naturaleza débil de las mujeres, condición y castigo divino, por haber provocado el pecado original, como se creía en la época, y por lo mismo las mujeres eran más propensas a enfermarse y por lo tanto debían recibir mayor atención médica. Cómo Galeno, en el Trotula Major también  sostiene que las mujeres son más frías que los hombres y por lo tanto incapaces de cocinar sus propios nutrientes, por lo que los excesos de sustancias se eliminan a través de la menstruación.

Orderico Vital, un monje normando habla de Trotula en su Historia Eclesiastica, hace referencia a Trotula a partir del testimonio de un tercero, un médico y viajero llamado Rodolfo Malacorona, quién decía haber conocido a Trotula y afirmó no haber conocido a una mujer con tanto conocimiento médico, ni tanta habilidad para practicar la ciencia.

El texto de Trotula inició la ginecología y obstreticia, y se utilizó como texto de cabecera entre los médicos hasta el siglo XVI. Entonces se decidió, como con muchos otros textos de autoría femenina, que era imposible que una mujer hubiera escrito un texto tan importante y certero. Para esa época la presencia de mujeres en las universidades ya estaba prohibida. Los hombres y sus prejuicios borraron a Trotula no sólo como nombre, si no como personaje histórico, atribuyendo la obra a un hombre llamado: Trattus y el Trotula Major, comenzó a ser modificado por diferentes autores, pero también empezó a caer en desuso.

El Segundo Texto que se atribuye a Trotula se titula De Ornatu Mulierum y se conoce también como Trotula Minor el tema central del texto es la belleza y son consejos cosméticos para las mujeres. Se describen remedios a partir de plantas y fruta, algunos compuestos animales y otros minerales, para solucionar problemas de la piel, el cabello, dientes, mal aliento, así, como mejorar la apariencia física a partir de baños y masajes. Pero el texto no es un texto vano, es un texto médico y la autora defiende el cuidado de la belleza femenina, argumentando que un cuerpo bello es señal de una cuerpo sano y en armonía con el universo. Entre los remedios contenidos en el texto de Trotula se encuentra una crema contra las arrugas y un lápiz labial a base de miel y betabeles, tintes para el cabello y pastas dentales que ayuden a mantener la dentadura blanca. Muchos de los activos contenidos en los remedios de Trotula se siguen utilizando en la industria cosmética moderna, solo que en ocasiones se cambian los nombres por otros más sofisticados por razones obvias de comercialización y pudor, quiero creer.

Para el siglo trece los consejos cosméticos de Trotula eran conocidos en toda Europa y se habían convertido en parte de las tradiciones populares. Con la implementación de la imprenta por Gutenberg la obra de Trotula se imprimió por primera vez en Estrasburgo en 1554.

Foto: vintageprintable.swivelchairmedia.com

Pero… ¿Quién es Armando Enríquez?

 

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC, ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.

Acerca del autor: The Pink Point (1674 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *