TECUICHPO, LA HIJA DE MOCTEZUMA

De los diecinueve hijos que supuestamente tuvo Moctezuma, se dice que entre las hijas mujeres Tecuichpotzin Ichcaxóchitl, Flor de Algodón, dicen unos, otros dicen que el nombre significa, la “Hija de un señor” y por extensión princesita, y a la que se conoce también como Tecuichpo, era su favorita. La princesa nació alrededor de 1509. La información acerca de su madre y origen de la misma así como acerca de la infancia de la princesa es escasa, si no es que nula, como lo es casi todo acerca de ella.

En su lecho de muerte el emperador mexica encargó a Hernán Cortés la vida de sus 3 hijas, sin embargo y a pesar de que el español  aceptó, según lo narrado en los escritos del propio conquistador, la princesa Tecuichpo fue casada, siendo una adolescente, primero con Cuitlahuac, el sucesor y hermano de su padre, Cuitlahuac murió al poco tiempo, víctima de la viruela. Más tarde fue casada con el último de los emperadores mexicas Cuauhtémoc, siempre legitimizando el encumbramiento de los sucesores de Moctezuma Xocoyotzin. Tras la caída de Tenochtitlán, y una vez que los españoles apresaron al emperador y su corte, Tecuichpo fue retenida por Cortés en su casa en Coyoacán, donde se le dio, por órdenes del conquistador, la instrucción de una dama de sociedad y fue bautizada católicamente como Isabel Moctezuma. Curiosamente no se le enseñó a escribir y leer, por lo que Isabel permaneció analfabeta por toda su vida. Hay algunas fuentes que citan un primer matrimonio de Isabel con un noble y guerrero mexica de nombre Atlixcatzin, pero no todas las fuentes hablan de este primer matrimonio.

Como sabemos Cuauhtémoc fue ejecutado en la expedición a Las Hibueras y por segunda vez Isabel enviudó. Entonces Cortés la dio en matrimonio a Alonso de Grado, de este matrimonio no hubo ninguna descendencia y el militar español murió de forma poca clara en 1527, tras acusaciones y una investigación por maltrato y crueldad hacía los indígenas. Como dote de de la princesa Cortés a nombre del rey, quien debía aprobar la cesión de dicha encomienda, la encomienda más grande del Valle de México, que incluía el pueblo de Tacuba y unas 1200 casas en dicho territorio. En el documento Cortés llama a Isabel descendiente y heredera de Moctezuma. La encomienda es dada por Cortés para la eternidad. Por eso, ciertos bribones, disputan hasta hoy esta herencia que durante siglos los descendientes españoles de Isabel gozaron, pretendiendo que el gobierno de nuestro país les retribuya sus derechos y pensiones.

Cortés llevó a la joven cercana a los veinte años a su casa de nuevo y tuvo una hija con ella, pero antes de que la princesa mexica fuera víctima del escarnio y conociera la desgracia del concubinato, Cortés la dio, una vez más en matrimonio esta vez a otro militar español de nombre Pedro Gallego. Quién se hizo cargo de la educación y crianza de la hija de Isabel y Hernán a la que se bautizó con el nombre de Leonor Cortés y Moctezuma fue un primo del conquistador llamado Juan Altamirano, quien la cuidó hasta que la muchacha se casó.

Por su parte Isabel Moctezuma y Pedro Gallego tuvieron un hijo de nombre Juan Andrade Moctezuma, pero Gallego, igual que Alonso de Grado, murió de manera misteriosa. Finalmente Isabel se casó por quinta o sexta vez con el español Juan Cano. Con Juan Cano Isabel tuvo cinco hijos; Pedro, Gonzalo, Juan, Isabel y  Catalina.

Isabel murió en 1750, dejando en su testamento  bienes a todos sus hijos a excepción de Leonor Cortés a la que siempre rechazó. Nombrando como principal heredero a Juan Andrade Moctezuma, cosa que Juan Cano y sus hijos pelearon en las cortes tras la muerte de Isabel.

Juan Andrade Moctezuma perdió en las cortes la mayor parte de su herencia y decidió mudarse a Sevilla donde intentó diferentes negocios sin éxito alguno. Muere cerca de 1577 y deja 5 hijos que en el futuro formarán la casa de Miravalles.

Gonzalo y Pedro Cano vivieron toda su vida en la Ciudad de México donde formaron parte de la nobleza colonial.

Juan Cano Moctezuma regresó a Cáceres con su padre y se casó con una noble española, edificó el palacio de Moctezuma en las propiedades  de su padre. De su linaje vienen los Condes de Enjaradas, los Duques de Abrantes y Linares, entre otros.

Sus hijas Isabel y Catalina fueron monjas fundadoras del Convento de la Concepción en nuestra Ciudad de México.

Leonor Cortés se casó con Juan de Tolsá que descubrió y explotó las minas de plata de Zacatecas.

De Isabel se sabe como ya se ha dicho poco, aquellos que la conocieron coinciden en decir que era muy hermosa “a pesar de ser indígena”, que era generosa y de decisiones firmes, que recordaba su origen y en su testamento lo demuestra al ordenar la libertad de todos los indígenas que trabajaban en sus tierras.

A diferencia de La Malinche, Isabel, parece haberse adaptado a la perfección a la nueva realidad y pasó de ser una princesa azteca a ser una dama distinguida de la naciente sociedad novohispana.

Los hijos de Isabel que  viajaron a España y se establecieron en la península ibérica casándose con hijas de nobles españoles, llevaron la sangre mexica a la nobleza española, perpetuando línea consanguínea del emperador mexica y llevando el mestizaje de vuelta a tierras españolas.

Algunos como los tales Condes de Miravalles, que hasta tiempos de Abelardo L. Rodríguez, cuando en enero de 1934 el presidente dio por finalizadas las llamadas pensiones de los Moctezumas, recibieron una pensión del gobierno mexicano durante más de tres siglos, pretenden en pleno siglo XXI seguir tomando de nuestro erario dineros que ya no les corresponden, una porque son extranjeros y dos por que en México eso de la monarquía española hace más de dos siglos que nos tiene sin cuidado.

Foto: Globmedia.com

Pero… ¿Quién es Armando Enríquez?

 

Productor de Televisión desde 1986, actualmente Senior Producer del noticiero de Pedro Ferriz de Con en Cadenatres. Estudió cine en el CCC, ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.

Acerca del autor: The Pink Point (1675 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *