SER-Humano

Hablar de “cáncer” casi siempre resulta  atemorizante, en realidad, el carcinoma es un grupo de diversas enfermedades relacionadas con las células. Aparece cuando éstas crecen o se extienden rápidamente de manera desordenada; se dividen en forma descontrolada y no mueren. A diferencia de las afectadas con cáncer, las células normales del cuerpo crecen, se dividen y tienen mecanismos para dejar de crecer, con el tiempo, mueren.

El día  de hoy compartiré una buena  noticia, se encuentra entre nosotros la cura más efectiva, económica y sencilla. Esta maravilla verde se  ha convertido en el mejor aniti- cancerígeno y casi nunca falta en la cocina: el limón.

El zumo del limón destruye las células  malignas de 12 tipos de cáncer incluyendo  el de colon, pecho, próstata, pulmón y páncreas, entre otros. Las propiedades que  contiene éste árbol han demostrado ser 10 mil veces más efectivas que las drogas utilizadas en la quimioterapia para retardar el crecimiento anormal de las células cancerigenas. La mejor noticia es que sólo reacciona en células malignas sin generar ningún daño en las células sanas.

En 1931 Otto Heinrich Warburg, obtuvo el premio Nobel por su tesis “La  causa primaria y prevención del cáncer” de acuerdo con este científico alemán, un tumor es la consecuencia de una alimentación anti fisiológica y un estilo de vida anti fisiológica.

Para Warburg una alimentación “anti-fisiológica” es una dieta basada en alimentos acidificantes como azúcar y harinas refinadas, cafeína, tabaco o alimentos envasados, lo que aunado al sedentarismo, crea en nuestro organismo un entorno de acidez, ésta a su vez expulsa el oxígeno de las células; es decir las substancias ácidas rechazan el oxígeno mientras que las alcalinas lo atraen.

“Todas las  enfermedades tienen un principio acido y donde esta presente el oxígeno y la alcalinidad no pueden existir enfermedades incluso el cáncer”.
En su obra “El metabolismo de los tumores” Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia (falta de oxígeno). Afirmó que privar a una célula durante 48 horas de por lo menos el 35 por ciento de su oxígeno la puede convertir en cancerosa ya que sólo así pueden vivir sin oxígeno.

También descubrió que las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y no viven en presencia de altos niveles de oxígeno; en cambio, sobreviven gracias a la glucosa.

Por lo tanto, el cáncer no es más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno…

¿Cómo se relaciona el cáncer con la alimentación?

Cabe destacar que una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos de acuerdo a la calidad de proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas que presentan, pueden generaran una condición de acidez o alcalinidad al organismo.

El resultado acidificante o alcalinizante se mide a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro. Es importante saber cómo afectan la salud los alimentos ácidos y alcalinos, ya que para que las células funcionen en forma correcta y adecuada su PH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el PH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45. Si el PH sanguíneo, cayera por debajo de 7, entraríamos en un estado de coma próximo a la muerte.

Analizando la alimentación promedio, estamos rodeados de productos que acidifican el organismo: carnes, envasados, alcohol, sal refinada, margarinas, azúcar y sus derivados mientras que los alcalinizantes son: verduras crudas porque aportan oxígeno, las frutas, la miel, la clorofila de las plantas, el cacao, las  semillas y los cereales, preferentemente el mijo.

El Doctor George w. Crile, de Cleverand, uno de los cirujanos más importantes del mundo declaró: “Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una  saturación de ácidos en el organismo”.

Aunque el limón presenta un PH de 2.2 se ha demostrado que dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante, mejor que cualquier otro alimento. Sus ácidos orgánicos: cítrico, málico, fórmico, terpeno, e hidrocarburo le confiere su aroma y le atribuye cualidades anticancerígenas. En la pulpa y la corteza del limón puedes encontrar diversos flavonoides, cuyas propiedades son diversas: efecto antioxidante, anticancerígeno y de protección vascular.

En realidad no importa la enfermedad, lo que importa es que su origen es la  acumulación de ácidos en el organismo, sin entrar en detalle solo diré que la quimioterapia acidifica al organismo de tal forma que este debe recurrir a reservas alcalinas para neutralizar la acidez sacrificando bases minerales como calcio, magnesio y potasio que  se encuentran en huesos, dientes, uñas articulaciones y cabello.

Tendríamos que preguntarle a la industria farmacéutica ¿Hay una manera más natural para sanar el cáncer? Claro, pero que no es tan redituable para sus bolsillos.

Foto: Cuencarural.com

Pero… ¿Quién es Rosalba Aguirre?

Maestra Reiki, Psicóloga y Comunicóloga por la UAM. Ha trabajado en producción de programas de televisión desde hace 12 años, en televisoras como Canal 11 y canal 22, así como en áreas de comunicación social. Destaca su participación en el documental “Explotación sexual y comercial infantil en México” producción TVE- Londres. Actualmente Coordina la producción y contenidos de programas de televisión y preside una empresa de diseño de herramientas para publicitar productos y servicios en Internet como Visitas Virtuales.

 

 

Acerca del autor: The Pink Point (1675 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *