Romance en letras: Cocktail

La soledad es un mal que no le deseo a nadie,

comencé un camino,

te incluí en él, y no puede dejarte de lado, 

en ello me puedes tomar, partirme en mil pedazos 

y armarme a placer


eres el lugar más placentero,
ese que no tiene código postal
ni referencia, 
ni ubicación geográfica,
no estás en ningún mapa,
solo por la cartografía de mi corazón,
pero eres todos los deseos de mi ser…
sin importar clasificación,
eres tanto lo bueno,
como todo lo prohibido, hasta por las buenas costumbres,
eres placer para que me logres comprender,
estás en cada estrella, en las caricias del viento al pasar,
en el roce del solo, 
eres lo único que necesito decir o hacer, 
pues eres lo único que necesito saber
y de seguro lo sabes… 
Eres la historia de un sueño, que me gusta contemplar,
a la luz de la luna,
a la orilla de tu cama, del mar; en la barra… 
quiero ser baño cálido de virtud, para en ti fluir
para en ti dormir las ansias,
para que así puedas estar tranquila,
par que así pierdas las cordura,
de la forma más desenfrenada, los minutos exactos, el instante correcto
donde todo se nubla y ya no eres.
Donde te vuelvas vino, y bebo de tu copa,
en tu cuello… pongo mis labios,
y los tuyos humedecen,
esperando por mis manos, tu piel eriza,
todo comienza y volvemos a perder el control,
nos volvemos cometa y estrella fugaz,
sabes a sudor de sandía,
cocktail que erradica mi sed…
pues de mi ser eres, cordura y placer;
firmeza y destino… en ti todo lo dicho, lo firmo y cumplo.
Foto: Cortesía del autor
Acerca del autor: Arturo H. Manríquez (2 Posts)

En las Noches las letras danzan por mis manos y se escapan en tinta, cada una tiene tu cara, tu sonrisa y tu mirada. By: Manríquez.


Arturo H. Manríquez

En las Noches las letras danzan por mis manos y se escapan en tinta, cada una tiene tu cara, tu sonrisa y tu mirada. By: Manríquez.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *