Por qué te amas a ti misma

Se acerca la fecha en la que celebramos el amor y la amistad en su máximo esplendor, ya tenemos todo listo para el intercambio del trabajo o estamos en busca de un lindo detalle para nuestra mejor amiga y no se diga para nuestra pareja. Pero, ¿qué hay de ti? Te cuento por qué lo pregunto.

Me encontré con un ejercicio donde durante diez minutos tenía que decir qué es amarte a ti mismo y cómo lo pones en práctica. ¡Diez minutos fueron una eternidad! En segundos se me acabaron las ideas, ¡segundos! Y es aquí donde me cuestiono, ¿cómo puedes decir que amas a alguien si no eres capaz de mencionar durante diez minutos cómo y por qué te amas a ti mismo?

“El amor por uno mismo no es un verbo, es mucho más profundo que eso. No se trata de lo que haces por ti, sino de la esencia de tu ser”. Después de una larga reflexión sobre esta frase me di cuenta que el amor por uno mismo va más allá de si te alimentas saludable, si descansas o si buscas siempre estar bonita, claro que son pruebas de amor pero en mi humilde punto de vista, se trata de la armonía interior.

Desafortunadamente, nos dejamos llevar por nuestro ego y nos desconectamos con quien somos en realidad. Desde que tengo uso de razón mi mamá me hablaba de la personalidad, de la diferencia entre una y otra, y de la importancia de formarnos una. Pues sí, a lo largo de nuestra vida vamos construyendo nuestra personalidad pero, lo que mi mamá nunca me dijo, es que la personalidad no tiene nada que ver con el desarrollo interior, que la personalidad es una máscara que utilizamos para comunicarnos con el mundo y que detrás está quien en realidad somos.

Por ejemplo: De artistas o importantes empresarios, percibimos la personalidad que se han construido y que nada tiene que ver con su interior. Y esto aplica en todas las personas, ¿cómo te percibe la gente con la que te rodeas? El problema aquí es cuando la personalidad se apodera de nuestra vida y nos creemos que somos el carro que tenemos, el sueldo que ganamos, las marcas que usamos… Y es cuando empezamos a desear más y más, es como si quisiéramos llenar un profundo vacío, como si siempre sintiéramos que algo nos falta pero, en realidad, lo que nos hace falta es ‘nosotros mismos’ pero estamos tan ocupadas con nuestra superficialidad que no lo vemos.

Siempre y cuando mantengas los pies en la tierra, en mi opinión, no creo que el ego sea malo porque gracias a él nos volvemos más competitivas, aunque también te puede traer sufrimiento. Me explico. Leí un dato interesante sobre el ego que llamó mi atención y este es, que para bien o para mal nunca te quedas atrás. Te cito dos ejemplos respectivamente:

  1. ¿Qué tu nena ya camina? “Sí”. ¿Qué edad tiene? “Dos años”. No, bueno, mi hija caminó al año y medio.
  2. ¿Qué tienes diabetes? “Sí”. Yo tengo, diabetes, presión alta y artritis.

Otra manera de nutrir el ego es a través de la queja, la crítica y el resentimiento. Por ejemplo, te atreves a enjuiciar a otro creyendo que ésa es la verdad pero, como decía Pitágoras “Solo puedes tener la razón cuando estás solo. Cuando hay otro, tu razón se convierte en una opinión”. Así que entre menos juzgas más feliz eres.

Te daré un ejemplo más claro y muy personal: Yo soy de personalidad perfeccionista y dentro de mi perfección creo siempre tener la razón ‘ego’ pero, mi verdadero yo me dice “Jazmín bájale dos rayitas”, y es cuando sé que necesito un espacio para meditar y regresar al nivel del piso otra vez.

Entonces, tomando en cuenta todo lo anterior, te invito hacer el mismo ejercicio y preguntarte ¿qué es amarte a ti mismo y cómo lo pones en práctica? ¿Qué tanto procuras tu interior? Tómate tu tiempo para alimentarlo, en silencio, inhalando y exhalando varias veces al día lograrás conectarte con tu verdadero yo. Escucharlo es la única manera de mantener controlado el ego y no dejar que tu máscara se convierta en tu identidad.

“La personalidad es ese paquete atractivo que ‘a veces’ te funciona” – Erich Fromm.

Hasta la próxima. logo TP OK

Foto: Cortesía

OTRAS COLUMNAS DE JAZ MENDOZA:

Las de la editora: 5 cosas que debes saber del matrimonio.

Las de la editora: Ley Causa y Efecto, clave del buen vivir.

Las de la editora: Bienvenida a los 30.

Las de la editora: Mamás home office, ventajas y desventajas.

Acerca del autor: Jazmin Mendoza (673 Posts)

Me gusta la moda, la belleza y el bienestar. También me puedes leer en MamáEjecutiva.net en la sección "Mommy Blogger". Me gusta escribir en distintos medios. Amo la fotografía, los libros, el vino, el cine, la música y la comida. Sígueme twitter @jaz_mendoza


Jazmin Mendoza

Me gusta la moda, la belleza y el bienestar. También me puedes leer en MamáEjecutiva.net en la sección "Mommy Blogger". Me gusta escribir en distintos medios. Amo la fotografía, los libros, el vino, el cine, la música y la comida. Sígueme twitter @jaz_mendoza

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *