Pink Fashion: Dime de qué te disfrazas y te diré quién eres

Aunque el Halloween llegó a su fin hace un par de días, decidí darle un pequeño espacio a esta singular indumentaria que nos ha acompañado a lo largo de la historia, y sólo en estas fechas nos acordamos de su significado y relevancia.

Los carnavales y las fiestas de disfraces tienen sus orígenes desde la época antigua. Culturas como la egipcia utilizaban antifaces durante las celebraciones del dios Apis. Lo cierto es que los disfraces y antifaces no son más que variaciones de ritos paganos de antiguas civilizaciones, que después serían populares al ser retomadas en festejos llenos de excesos y lujuria , en donde el lujo en la vestimenta daría rienda suelta a la fantasía.

Las primeras civilizaciones solían utilizar prendas distintivas para dar vida a personajes, héroes, dioses y seres fantásticos que formaban parte de su mitología, y por ende eran parte de su vida cotidiana.

Durante las fiestas de Dionisio (Grecia) solía organizarse un desfile en donde bailarines, realizaban increíbles acrobacias y recitaban versos, mientras el público se embriagaba con dulces vinos pidiendo por la fecundidad del campo. Caracterizarse y ocultar parte de su rostro era parte esencial de esto festejos, ya que de esta manera, los participantes podían entregarse a sus placeres y caprichos sin tener que preocuparse de ser mal vistos socialmente.

Cuando el teatro trágico griego hace su aparición, las máscaras se convierten en el objeto capaz de darle un rostro diferente a los actores, llegando a alcanzar posteriormente grandes dosis de realismo.

Uno de los disfraces más icónico es el del arlequín, y contrario a lo que podrías pensar, esta famosa indumentaria tiene sus orígenes en el culto al dios Momo, al cual se le divinizaba en algunas partes del Imperio Romano, donde se le representaba con una máscara con una mueca burlona. Momo era el dios de la locura, hijo de la Noche y el Sueño, momentos que aprovechaba para jugar con los deseos y fantasías de los mortales, ridiculizando con bromas sarcásticas las debilidades humanas.

Para muchos, las fiestas de disfraces nacieron en la Francia de los siglos XIV y XV, época en que Europa era azotada por la temible peste negra, por lo que el miedo a la muerte ocasionó que gran parte de la población buscará vías de escape en las fiestas fastuosas en donde se celebraba la vida y se olvidaban de la muerte.

Lo cierto es que nuestro muy festejado Halloween tiene sus orígenes en sucesos algo más turbios (según muchos historiadores). Todo comenzó cuando durante la Edad Media muchos bandoleros aprovechaban el 31 de octubre (Día de Difuntos) para cometer sus fechorías utilizando un disfraz y una temible máscara, por lo que los ingenuos campesinos creyeron que se trataban de espíritus malignos que atacaban a los hombres si no les daban sus pertenencias (el famoso “dulce o truco”).

Si lo analizamos, durante siglos, las máscaras y disfraces han ayudado a que los anhelos que las personas no se atreven a compartir salgan a la luz, por lo que sirven para dar una “realidad alterna” a quien los usa, ya que permite que la persona muestre diversas facetas de su personalidad aunque sea solo por un rato.

Actualmente las fiestas de disfraces están llenas de júbilo y alegría, pero nos ayuda a proyectar esa parte de nuestra persona que se encuentra oculta entre tabúes y reglas, por lo que lo importante aquí sería: ¿de qué te has disfrazado últimamente?

Foto: Cortesía del autor

OTRAS COLUMNAS DE AINARA ASTIGARRAGA:

Pink Fashion: La falta de estilo de las fashion victim.

Pink Fashion: Vestirse de rosa está de moda.

Pink Fashion: ‘Vintage’, se pone de moda.

Pink Fashion: 5 libros que toda fashionista debe leer.

Pink Fashion: Ríndete ante la ecomoda.

Pink Fashion: Cómo vestir en la oficina.

Pink Fashion: La belleza de las perlas.

Pink Fashion: Chanel se rinde ante Lego.

Pink Fashion: La maravilla de los básicos.

Acerca del autor: Ainara Astigarraga (22 Posts)

Estudió Periodismo en la FES Aragón, pero su verdadera pasión es la historia, la moda y los libros. Síguela en sus redes sociales.


Ainara Astigarraga

Estudió Periodismo en la FES Aragón, pero su verdadera pasión es la historia, la moda y los libros. Síguela en sus redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *