MÁS QUE UNA CENA CON VINO TINTO…

Con distintos tipos de uvas y en diferentes presentaciones, beber una copa de vino tinto al día puede evitar un infarto al miocardio, limpiar las arterias, prevenir el envejecimiento e incluso trastornos como el Alzheimer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), reporta que las enfermedades cardiacas son la principal causa de muerte en todo el mundo. En los últimos años se han realizado diversos estudios que comprueban la efectividad del vino tinto, el cual disminuye hasta en 40 por ciento el riesgo de enfermedades cardio-vasculares.

¿Cómo nos beneficia el vino tinto?

El proceso de envejecimiento así como la aparición de algunas enfermedades, se debe a ciertas partículas que oxidan nuestras células, el llamado efecto de los “radicales libres”. Tienen un cometido útil en el caso de que nuestro organismo deba luchar contra las bacterias, pero en contrapartida son responsables del endurecimiento de nuestras arterias (arteriosclerosis).

Podemos combatir los radicales libres consumiendo antioxidantes artificiales (vitamina C, vitamina E, betacarotenos) o recurriendo a una alimentación sana con altas dosis de verduras y frutas frescas, aceite de oliva y vino tinto con moderación.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha demostrado que el resveratrol, que abunda en la piel de la uva negra, es capaz de estimular, las sirtuinas, unas enzimas celulares que regulan el envejecimiento de todos los organismos vivos. De todos los compuestos que probaron los investigadores, el que más estimuló a la enzima fue el resveratrol, por lo que se demostró que  el consumo moderado de vino tinto puede ayudar a retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades geriátricas como el Alzheimer.

Los contenidos en resveratrol del vino son variables según los viñedos y las regiones de producción y se sabe que están en relación con el estímulo de las reacciones de defensa de la vid en respuesta a una infección parasitaria.

Es decir, gracias a sus ingredientes como ácidos fenólicos, flavonoides, resveratrol y taninos; sustancias benéficas que se acumulan en el hollejo y las semillas de la uva negra, éste brinda beneficios a la salud.

Las propiedades que contiene la uva con la que se realiza el néctar ayudan a disminuir la inflamación, evitan que las plaquetas de la sangre se aglutinen y formen coágulos, fortalecen el colágeno o elastina, y atenúan la pérdida de memoria, propia de personas de edad avanzada.

El vino tinto aporta minerales como: magnesio, que disminuye el estrés; zinc, que fortalece el sistema inmunológico y litio, calcio o potasio, que ayudan a equilibrar el sistema nervioso.

La uva también contiene antioxidantes como los flavonoides y el resveratrol, que inhiben la formación de placa grasa en las arterias, lo que ayuda a prevenir infartos al miocardio.

De hecho, se sabe que, el vino tinto es más saludable que el blanco, debido a su proceso de elaboración, ya que este último no se macera con piel y semillas, propiedades características de la uva negra. Además, la uva negra es más rica en taninos. Las variedades cabernet sauvignon y tempranillo contienen más polifenoles que el resto.

El consumo moderado de esta bebida es la clave para obtener sus beneficios. El menor riesgo de enfermedades cardiovasculares se obtiene con una o dos copas al día. Se recomienda que las mujeres no tomen más de una, mientras que los hombres hasta 2 copas de 120 mililitros, esta medida es suficiente para que las propiedades del vino funcionen como cardio-protectores.

Algunos  beneficios del tinto:

-Es un excelente antiespasmódico.

-Presenta una eficaz acción antibacteriana.

-Efecto antihistamínico, que atenúa las reacciones alérgicas

-Protege las paredes arteriales, al fortalecer el colágeno y la eslatina que las forman.

-Se recomienda en casos de anemia ya que contiene hierro y el alcohol ayuda a la absorción del hierro.

-El consumo de vino tinto moderado durante las comidas evita la pérdida de memoria por insuficiencia circulatoria cerebral propias de personas de edad avanzada.

-Estimular los órganos olfativos y gustativos.

-Adicionalmente el vino aporta minerales y oligoelementos como:

  • Zinc: mejora las defensas inmunitarias.
  • Litio: equilibra el sistema nervioso.
  • Magnesio: disminuye el estrés.
  • Calcio y potasio: garantizan un adecuado equilibrio iónico y eléctrico.

Cabe destacar, que los beneficios sólo se producen con dosis moderadas, nunca más de 30 gramos al día. El consumo de esta bebida está contraindicada en el caso de niños, personas diabéticas o con problemas de triglicéridos, casos en los que se recomienda consumir diariamente 12 uvas obscuras de tamaño regular, preferentemente con cáscara y semilla, para obtener los beneficios.

Más que un ingrediente substancial para acompañar la cena, el vino tinto es un verdadero aliado para nuestra salud…

Foto: Emujer.com

Pero… ¿Quién es Rosalba Aguirre?

Maestra Reiki, Psicóloga y Comunicóloga por la UAM. Ha trabajado en producción de programas de televisión desde hace 12 años, en televisoras como Canal 11 y canal 22, así como en áreas de comunicación social. Destaca su participación en el documental “Explotación sexual y comercial infantil en México” producción TVE- Londres. Actualmente Coordina la producción y contenidos de programas de televisión y preside una empresa de diseño de herramientas para publicitar productos y servicios en Internet como Visitas Virtuales.

 

Acerca del autor: The Pink Point (1675 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *