Las de la editora: 5 cosas que debes saber del matrimonio

Te imagino anhelando el día de tu boda; pensando en tu vestido, los hermosos arreglos florales, los invitados, el banquete, tu novio vistiendo un traje con el que parece actor de telenovela… algo fuera de serie. Amiga mía, no quiero romper tus ilusiones pero, antes de dar el sí, hay algunas cosas que debes saber y de las cuales tienes que estar consciente. Lee, respira y no te frustres, reflexiona:

1.- No te casas con la familia: ¡Cuántas hemos caído con ésta, caray! Es una mentira, detrás del novio viene toda la parentela. Seguramente en más de una ocasión tendrás diferencias con tu suegra, tus cuñados, y de más… Y es válido, en cada familia hay hábitos, costumbres y opiniones diferentes; en esta situación, lo único que pasará es que él se sentirá entre la espada y la pared. Tienes de dos: hacerte de la vista gorda o no quedarte callada pero, si eliges ésta, se volverá un círculo vicioso en el que todos creerán tener la razón, incluida tú.

2.- Cocina para dos: Imagínate, nunca te has metido a la cocina. Lo más que has hecho es una sopa instantánea y el agua se te evaporó o, hot cakes con un litro de leche en lugar de una taza, -me pasó-. Y deja eso, tú siempre cuidando lo que comes intentando tener el refrigerador lleno de alimentos saludables y él, es un carnívoro nato. Créeme, no siempre estará dispuesto a la comida de la fonda, alguna vez querrá que su mujer le cocine y es aquí, donde aprendes porque aprendes. ¿Dónde está el “no importa pastelito, comeremos rebanas de amor”?

3.- Él dice sí y tú dices no: Estarás pensando, pero si mi novio siempre me dice que sí a lo que le digo, me escucharé como tu mamá: “mijita, el noviazgo no es lo mismo que el matrimonio”. En este punto entran las opiniones divididas: él quiere ver una película y tú otra, él quiere quedarse en casa a ver el futbol y tú quieres salir, tú planeas reunión con tus amigas y a él mágicamente se le ocurre invitarte a comer, tú quieres visitar a tu mamá y él quiere que lo acompañes a una reunión con sus amigos, etc, etc, etc…

4.- Acumulador compulsivo: Por si alguna vez lo necesito. Esta es una de sus manías, guardan hasta lo que no sirve porque lo van a mandar arreglar, pero por supuesto, se queda en el olvido. O tienes que lidiar con su colección de 50 mil casetes, ¡por qué carambas si en esta época hay un sinfín de opciones para guardar tus canciones favoritas, además de las diferentes plataformas de música!

5.- Desordenado y descuido profesional: Lo que tú te esmeras por ordenar, él lo desordenará y no por hacerte enfadar, es su naturalidad. Tu ropa está acomodada hasta por colores y telas y él, con que sus camisetas estén echas bolita en su cajón, está bien o, pueden pasar días y su ropa sigue amontonada en un rincón. Y qué decir de la pasta de dientes escurrida en el lavabo o los restos de su afeitado, por mencionar otras.

¿Qué dijiste? ¡Esta amargada quiere romper mis ilusiones! Pues no, ahí te va lo maravilloso: Siempre dormirás calientita y al despertar, verás que tienes alguien que te respalda, protege y se preocupa por ti; que está contigo para levantarte en las malas y aplaudirte en las buenas; que te cuida cuando enfermas y está al pendiente de tus necesidades; que eres su motivación para levantarse todos los días y trabajar duro, para darte lo mejor; que tiene un plan de vida a tu lado y que camina paso a paso contigo para construirlo. Y si bien, es verdad, que el matrimonio no es una eterna luna de miel, con comunicación, respeto y alimentando su relación de pareja, siempre lograrás que los momentos hermosos pesen más que las diferencias.

Esta columna tiene la intención de que llegues al altar ilusionada pero consiente de lo que viene, porque así como no existen los príncipes azules, tampoco existen las princesas; los anteriores cinco puntos que menciono, también aplican en viceversa.

Me resta decirte que si eres de las que piensan que no está preparada para dar el gran paso, lo cierto es que nunca lo estás, para esta etapa de la vida no tienes que prepárate como para un examen o un maratón. Lo que sí está en tus manos hacer antes de dar el sí, y ya que nunca terminas de conocer a tu pareja, es tener la certeza de que las altas y bajas ahí estarán y, que la solución sólo está en los dos.

Te lo dice una mujer con tres casi cuatro años de casada, orgullosa y enamorada de su imperfecto esposo.

Hasta la próxima. logo TP OK

Foto: Cortesía

OTRAS COLUMNAS DE JAZ MENDOZA:

Las de la editora: Ley Causa y Efecto, clave del buen vivir.

Las de la editora: Bienvenida a los 30.

Las de la editora: Mamás home office, ventajas y desventajas.

Acerca del autor: Jazmin Mendoza (670 Posts)

Emprendedora y Directora de Contenidos en Dialogante. Editor en Jefe en @ThePointMx y @MamaEjecutiva_. #BeautyBlogger en @thepinkpoint. Aprendiendo MKTdigital y Community Manager. Amo la fotografía, los libros, el vino, cine, la música y la buena comida. Sígueme en redes sociales.


Jazmin Mendoza

Emprendedora y Directora de Contenidos en Dialogante. Editor en Jefe en @ThePointMx y @MamaEjecutiva_. #BeautyBlogger en @thepinkpoint. Aprendiendo MKTdigital y Community Manager. Amo la fotografía, los libros, el vino, cine, la música y la buena comida. Sígueme en redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *