LA PRIMERA PROGRAMADORA DE COMPUTADORAS

En 1822 el científico y matemático inglés Charles  Babbage presentó ante la Real Sociedad Astronómica  un prototipo de lo que él llamó La Maquina Diferencial con la que pretendía tabular polinomios usando un método numérico, en otras palabras una calculadora, la sociedad aprobó el proyecto y otorgó a Babbage 1,500 libras esterlinas, diez años después y tras 17,000 libras gastadas la máquina no daba los resultados deseados. Tras el fracaso, Babbage intentó entonces construir lo que denominó como La Máquina Analítica, en esa época habría de conocer a la que llamó de cariño La Encantadora de  Números; la Condesa de Lovelace. Única hija legítima del poeta romántico Lord Byron.

Augusta Ada King, Condesa de Lovelace nació en 1815, para decepción del poeta Lord Byron, quien ansiaba tener un heredero varón. El nacimiento de Augusta Ada al parecer le fue indiferente y se limitó a ponerle el nombre de su media hermana Augusta. Un mes después del nacimiento de Augusta, su madre Ana Isabela Milbanke. Baronesa de Wentworth, Lady Byron, abandonó al poeta. Tres meses más tarde el Poeta partió de Inglaterra para nunca más volver. Ada jamás conoció a su padre, que murió cuando ella tenía apenas nueve años, pero se obsesionó a tal grado por él que su último deseo fue ser enterrada junto a él.

La madre, sin embargo, no sentía la mayor simpatía por su marido y siempre trató de opacar la figura de Byron, y bajo la idea de que la locura del padre se podía transmitir a la hija, Lady Byron se encargó de que la instrucción de la pequeña Ada fuera alejada de las artes y cercana a las ciencias sobre todo a las matemáticas.

Desde su infancia Ada fue una niña enfermiza que padeció una ceguera temporal, años después quedó paralitica por un tiempo como secuela de Paperas a la edad de 14 años. A pesar de sus males la educación continuaba. Lady Byron no quería que la pereza pudiera llevar su hija a la supuesta enfermedad paterna. Ada se distinguió por su interés y gusto por las matemáticas. Ada se casó en 1835 con William King, Conde de Lovelace y tuvo tres hijos, cuando conoció a Charles Babbage este se encontraba ya trabajando en su Máquina Analítica, ambos matemáticos reconocieron el talento del otro y trabajaron juntos. Babbage encargó entonces a Ada Lovelace la traducción  de una serie de conferencias del matemático italiano Luigi Menabrea acerca de la Máquina Analítica de Babbage. Lovelace tardó nueve meses en llevar a cabo esta traducción a la que adicionó notas con sus propias ideas y cálculos, las notas de Lovelace resultaron y por mucho más largas y fructíferas que las conferencias del italiano.

En la llamada sección G de las notas de Lovelace a las conferencias de Menabrea, la matemática escribió un algoritmo para calcular la de secuencia de los números de Bernoulli que son una secuencia racional importante dentro de la teoría de números. Se ha comprobado que sí Babbage hubiera logrado construir La Máquina Analítica el programa formulado por Ada Lovelace hubiera corrido perfectamente. A pesar de existir algunos detractores, Ada Lovelace es reconocida como la primera persona programadora de computadora y su método como el primer programa para una computadora.

Ada Lovelace no pudo demostrar mucho más. Murió a los 36 años en 1852. Su deseos fueron cumplidos y su cuerpo descansa al lado del su padre en la Iglesia de Santa María Magdalena en Hucknall Nottigham.

Hoy en día la Sociedad Británica de Computación entrega una medalla con su nombre a los programadores más distinguidos.  El lenguaje de computadora creado para el Departamento de defensa de los Estados Unidos se llama Ada en honor de la Condesa de Lovelace.

Foto: theguardian.co.uk

PERO… ¿QUIÉN ES ARMANDO ENRÍQUEZ?

 

Productor de Televisión desde 1986, actualmente Senior Producer del noticiero de Pedro Ferriz de Con en Cadenatres. Estudió cine en el CCC, ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.

Acerca del autor: The Pink Point (1676 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *