La niña que no quiero dejar de ser

No pierdas a la niña que llevas dentro

Por: Ana Qué con Qué

Ser niña es ese maravilloso lapso de vida en el que la inocencia te permite todo y te abre incontables puertas: a la imaginación, a jugar, a reír sin parar solo porque si, a sorprenderse a imaginar a soñar lo imposible. Ser niña es esa etapa de la vida en la que puedes ser 100% tú sin que importe nada ni nadie más.

Yo nunca quiero dejar de ser niña

No, no me refiero al síndrome de Peter Pan que en mi caso sería ¿Wendy o Campanita? –no lo sé- en el que vives en nunca jamás y no creces, no maduras. Me refiero a no perder nunca a ese niña o niño que llevamos dentro. ¿Cuántas veces no hemos escuchado la frase “ya estás grande para…..”? ¡Qué más da la edad, el estado civil o el puesto laboral si se trata de disfrutar la vida!

Hoy quiero seguir siendo para siempre esa niña que trepa a los árboles y juega guerritas de lodo –a falta de nieve- pero también quiero usar mis tacones más altos y un lipstick rojo para conquistar el mundo.

Quiero seguir montándome en los columpios, la resbaladilla o saltar en un tumbling, jugar escondidas, comer cereal de colores y ver mi caricatura favorita pero también quiero saber portar un bolso o vestirme para una cena romántica.

Quiero poder reír solo porque sí y que esos ataques de risa, hagan que mañana me duela la panza como si hubiera hecho 500 abdominales pero también quiero ir a mi clase de yoga o correr un maratón.

Quiero ser juguetona, bromista y dejarme de preocupar por cosas triviales, también dejar de preocuparme por las cosas no tan triviales pero que no puedo arreglar, esas que no tengo en mis manos y que aun así me quitan el sueño.

Quiero seguir siendo para siempre esa niña que bromea con su padre mientras los dos cantan a todo pulmón en el coche –con las ventanas cerradas para no romper tímpanos-, pero la que también se tira al piso con su perro para jugar “luchitas” y después se levanta y se arregla para una cita de trabajo.

Hoy, presento mi renuncia irrevocable a ser adulta.

  • A ser esa adulta aburrida, preocupada, estresada y que hipoteca su felicidad en nombre de un trabajo, un novio, un amigo o la familia.
  • Renuncio a ser esa adulta que se olvida cómo se siente un suspiro o que deja de admirar un arcoíris porque va de prisa.
  • Renuncio a no vivir, a no reír, a no dejar que las cosas fluyan y a esas situaciones que te llevan a perderte.
  • Hoy, quiero que esa niña siempre tenga presente la ilusión de las cosas sencillas, la simpleza de jugar en la lluvia o la magia de un momento.
  • Hoy no quiero dejar de ser una mujer fuerte, segura y con personalidad pero que en el alma tenga chispas de niña.

No estás totalmente vestid@ sin una sonrisa” ® – Ana Qué con Qué 

TW: @AnaQueConQue, FB: QueConQue, IG: QueConQue  

Portada edición abril

¡Te invito a leer la #EdiciónBlogger3 completa, dedicada a nuestra niña interior! #ViveLaVida

  1. 10 cosas que extraño de la infancia, de Ale Figueroa
  2. Bullet journaling, ¿qué es y cómo nos puede ayudar a conectar con nuestra niña interior?, de Bianca Pescador
  3. Soy hija de familia: ventajas y desventajas, de Aydée Chica Plus
  4. ¡Quiero ser niña otra vez!, de Cris Mendoza
  5. 5 rasgos de la infancia que deberíamos de conservar toda la vida, de Marly
  6. Soy una mujer madura con responsabilidades, y me sigo divirtiendo, de Nelly Potenciano
  7. A divertirse como enano, de Susana Porras de Glam Weddings
  8. Aprende a desaprender lo que no te sirvió en tu niñez, de Jaz Mendoza de The Pink Point
Acerca del autor: Jazmin Mendoza (666 Posts)

Emprendedora y Directora de Contenidos en Dialogante. Editor en Jefe en @ThePointMx y @MamaEjecutiva_. #BeautyBlogger en @thepinkpoint. Aprendiendo MKTdigital y Community Manager. Amo la fotografía, los libros, el vino, cine, la música y la buena comida. Sígueme en redes sociales.


Jazmin Mendoza

Emprendedora y Directora de Contenidos en Dialogante. Editor en Jefe en @ThePointMx y @MamaEjecutiva_. #BeautyBlogger en @thepinkpoint. Aprendiendo MKTdigital y Community Manager. Amo la fotografía, los libros, el vino, cine, la música y la buena comida. Sígueme en redes sociales.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. cris dice:

    Ah, es cierto… Pensamos que con la madurez viene el aburrimiento, ¿dónde dice esoooo?

  1. 3 Abril, 2017

    […] La niña que no quiero dejar de ser, de Ana Qué con Qué […]

  2. 3 Abril, 2017

    […] Ana […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *