LA MALA EDUCACIÓN

Y no me refiero a la famosa película de Pedro Almodovar, sino al grueso de muchos de nosotros los mexicanos (desafortunadamente). ¿A poco nunca se han puesto a pensar por qué siendo un pueblo tan lleno disque de valores, amabilidad y tradiciones somos tan pero tan exageradamente mal educados?, ¡En serio! fíjense, ayer en la tarde acudí como casi todos los domingos a misa a una iglesia que está cerca de mi casa (que es la suya, sólo que no vengan todos juntos porque es pequeña, jaja…), parece mentira cómo ya en casi todas las iglesias de la ciudad hay en la entrada un regalmento en el que nos dicen cómo nos tenemos que comportar, como si fuéramos niños chiquitos. Cuando yo era niña no me acuerdo haber visto nunca esos letreros, pero ¿qué tal ahora?, y nos piden cosas tan básicas y elementales que simplemente si tuvieramos 1% de educación daríamos por hecho que tenemos que respetar los lugares que visitamos y no nos tendrían que recordar cosas como: por favor apague su celular, si llega cuando ya comenzó la misa entre en silencio, no platique, etc, etc. 

Y es que al menos a mi cómo me cae gordo que en esos momentos en los que yo si voy a intentar ponerme en contacto con Dios, haya en la banca de atrás una señora con un chamaco de meses que está chillando (simplemente no los lleven señoras, Dios les va a tomar en cuenta que se queden en su casa cuidando a sus hijos y también que nos dejen a los demás escuchar la misa en Santa paz), el clásico puberto al que le está sonando constantemente el celular y hasta se la pasa mandándose mensajitos con la novia, los niños que casi le están corriendo en la cabeza al sacerdote y peor aún, les juro que somos mal educados y groseros hasta para hacer la fila para comulgar, no falta el señor o la señora que se te meta en la fila porque según él o ella va muy concentrado con los ojos cerrados, quien vaya jaloneándose en la fila con sus chamacos, el que va a trás de uno metiéndote empujones, etc. ¿Cómo es posible?. Y es que si bien es sabido estimados amigos míos que mucha de esa gente que está en la misa quisiera estar en otro lado antes que en la misa, adolescentes que van a fuerzas, novios que andan quedando bien con las novias y demás, habemos algunas personas que vamos por una simple y sencilla razón: porque queremos estar ahí en ese momento de comunión con Dios.

Y es que cómo somos buenos para resentirnos con Dios cuando no actúa como nosotros quisiéramos, pero… ¿qué tal si él actuara simplemente como muchos de nosotros actuamos en misa?, por mucho menos que eso ya nos hubiéramos vuelto ateos, pero bueno, en fin. 

El asunto es que somos un pueblo a cual más de pelado, nos hace falta muchísima educación en todos los aspectos de nuestra vida y la verdad es que eso viene de los hogares, simplemente la educación y los buenos modales se han hecho una cosa light y parece mentira que entre más modernos y “civilizados” somos, más volvemos a esas raíces de hombre de las cavernas.

Otro ejemplo: Estas soooon las mañanitas que cantaaaaba en rey Daviiiiid, se escuchaba hace algunos domingo a las 12 de la noche, acompañado de un mariachi un poco desentonado, la conocida melodía parecía provenir de la calle de atrás a la de mi casa. ¡Ah qué buena onda! pensamos mi esposo y yo, alguna de las vecinas cumple años y su viejo le trajo serenata. 4:30 de la mañana, seguía el bendito mariachi, ya cada vez que sonaba una de las tradicionales trompetas sentía que me iba a caer de la cama, el ojo pelón y con sólo una hora y media más para dormir antes de que sonara el despertador para ir a trabajar.

Otro caso hace unas semanas: martes, 5 de la tarde, empieza a sonar una voz desentonada de una chamaca cantando con un karaoke una canción del grupo “la quinta estación”, pensé “qué divertidos están estos cuates”; mismo día a las 12 de la noche, me veo hablándo a la caseta del fraccionamiento para que alguien los viniera a callar.

Como ese ejemplo, yo creo que a todos nos a tocado vivir, y es que si de ser imprudentes y poco considerados del bienestar de los demás se trata, los mexicanos (o muchos de nosotros) nos pintamos solos, y no es que sea amargada mis estimados amigos, es simplemente que no puede ser posible que sólo nos interese estar nosotros divertidos y a todo dar, mientras el resto de la gente está intentando conciliar el sueño para empezar la semana bien, digo, fuera viernes, o sábado, todavía lo tolera uno (y ni así, porque de cualquier manera es molesto, pero bueno) más en un día en que hay que dormirse para madrugar al día siguiente, simplemente es una total y absoluta falta de respeto.

Como decía nuestro próximo  festejado Benemérito de las Américas: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, pero la verdad es que ni siquiera sabemos qué diablos es el derecho ajeno, ¿a qué tienen derechos mis vecinos?, ¿a qué tiene derecho la gente con la que convivo?, pues quién sabe… y lo peor es que ni siquiera nos interesa averiguarlo. Nos quejamos de nuestros políticos, de nuestros gobernantes pero la verdad aunque suene trillado, hay que empezar por uno mismno para empezar a cambiar este país que va de picada y cada vez a mayor velocidad. ¿O cómo la ven?… a-Dios.

Foto: Cortesía del autor 

PERO… ¿QUIÉN ES NADIA SÁNCHEZ MANCISIDOR? 

Consejero profesional en adicciones, terapeuta con ángeles, Emotional Freedom Technique y  reiki. Facilitadora de Un Curso De Milagros, catedrático universitario y mercadóloga.

Acerca del autor: The Pink Point (1675 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *