El amor en la crisis de los 30: El pasado es el pasado y nunca volverá

El pasado es el pasado y nunca volverá, el futuro es incierto y sólo del presente podemos decir que es nuestro.” Marie Corelli

Hace poco una amiga me dijo que lo mejor que podemos hacer cuando andamos con alguien es omitir nuestro pasado, contar sólo lo que nos beneficia, porque así no le damos armas a la otra persona sobre quiénes somos. Curiosamente, desde hace varios años, yo intento hacer todo lo contrario.

Cuando comenzamos a salir con alguien buscamos dar siempre la mejor impresión, dar nuestras mejores referencias y poner nuestra mejor cara, el problemas es que con el paso del tiempo, si seguimos con la misma personas corremos el riesgo de quedar como hipócritas por omitir ciertos pasajes de nuestra historia que tienen relevancia.

Lo cierto es que es complicado saber qué podemos contar y qué no, no podemos ser siempre un libro abierto, pero tampoco es tan ético contar sólo la historia que nos conviene.

Creo firmemente en la idea de que cuando comenzamos a salir con alguien el fin es conocer a la persona de nuestro interés y ver cómo se dan las cosas, pero para ello es importante la comunicación, la confianza y la aceptación.

En cada relación que nos aventuramos, traemos una valija donde cargamos nuestro pasado: ex novios, cuernos, mentiras, dates, sufrimientos, alegrías, sueños e incluso corazones rotos; pero por alguna extraña razón, siempre queremos fingir demencia al comienzo de una relación y quisiéramos que esa persona trajera un historial en blanco, lo cual es prácticamente imposible.

El problema aquí es qué tanto estamos dispuestos a conocer a nuestra pareja y a aceptar su pasado como lo que es, pasado. Si queremos realmente estar en una relación sincera, deberíamos poder aprender a aceptar su historia de vida y a no condenar por ella.

Conozco varios casos (y me incluyo) en que solemos juzgar a las personas con las que salimos por sus experiencias pasadas, sin entender que la historia no obligatoriamente está condenada a repetirse, pero este error si se repite en hombres y mujeres.

Muchas veces pensamos que como la persona alguna vez fue infiel, fue un patán o se emborrachó y se acostó con la primera niña que vio, formaremos parte de la idea del eterno retorno de Nietzsche y estaremos condenados a repetir la historia, pero lo cierto es que a veces la historia no tiene por qué repetirse.

No estoy diciendo que debemos creer que siempre seremos la “excepción a la regla”, pero tampoco podemos vivir pensando en que las personas son iguales en todas sus relaciones, la verdad es que son muchas las personas que aprenden de sus errores y que llegan a modificar sus patrones cuando realmente están enamorados.

Cada vez que andamos con alguien corremos el riesgo de que nos rompan el corazón, pero a veces nosotras mismas nos lo rompemos por juzgar de antemano y vivir del pasado de los demás.

Y ahora bien, si decidimos condenar a alguien por su historia, nosotras debemos estar aspectadas a que también nos verán por lo que hicimos y no por quiénes somos en la actualidad, y probablemente tendríamos también cola que nos pisen.

Como dije en renglones anteriores, para iniciar una relación lo principal es la honestidad y el conocimiento. Amar a una persona no es sólo amar las virtudes de la misma, sino amar y entender sus defectos, y si no podemos hacerlo, lamento informar que jamás fue amor sino un simple enamoramiento.

El pasado es sólo un tiempo que determina que la acción ya terminó, pero es lo que nos ha convertido en las personas que somos ahora. El pasado son experiencias de ensayo y error que nos hacen crecer y aprender de nuestros errores para convertirnos en adultos y poder lograr un mejor futuro.

Foto: Cortesía

OTRAS COLUMNAS DE AINARA ASTIGARRAGA:

El amor en la crisis de los 30: Dejando la relación de los ‘tes’ y llegando a los ‘tas’.

El amor en la crisis de los 30: El feminismo tiene que morir.

El amor en la crisis de los 30: Princesas VS Príncipes.

El amor en la crisis de los 30: La odiada patanería.

El amor en la crisis de los 30: Introducción.

Acerca del autor: Ainara Astigarraga (22 Posts)

Estudió Periodismo en la FES Aragón, pero su verdadera pasión es la historia, la moda y los libros. Síguela en sus redes sociales.


Ainara Astigarraga

Estudió Periodismo en la FES Aragón, pero su verdadera pasión es la historia, la moda y los libros. Síguela en sus redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *