Dolores Ibárruri, La Pasionaria

La más importante de las revolucionarias españolas de la Guerra Civil, exiliada en la URSS y qué tomó su sobrenombre una festividad católica.

Pensé en ser religiosa y abandoné la fe. Quise ser maestra de niños y fui propagandista revolucionaria; soñé en la felicidad y la vida me golpeó con dureza, en lo más íntimo, en lo más entrañable. Dolores Ibárruri,  La Pasionaria – Memorias.

Nació en el pueblo minero de Gallarta en Vizcaya el 9 de diciembre de 1895, sus padre era un minero de derechas identificado con el movimiento Carlista que trató en varias ocasiones validar a la rama de los borbones que representó en su momento el infante Carlos María Isidro de Borbón, hermano de Fernando VII que nunca reconoció la sucesión del rey, y muchos años después se autoproclamaron rey de España, también el hijo y el nieto  Carlos de Borbón, lo que condujo a tres guerras en España en el siglo XIX.

Dolores aspiraba a ser maestra pero la pobreza en su casa, la obligó a abandonar la escuela y dedicarse a trabajar como sirvienta y como costurera. En 1916 se casó con un obrero socialista y un año después le impacto el triunfo de la revolución bolchevique en la Rusia zarista. Se afilió primero al PSEO y más tarde formo parte de la escisión en el partido que dio lugar al Partido Comunista Español. Comenzó a destacar como una gran oradora y articulista en los medios comunistas españoles.

De hecho el sobrenombre de La Pasionaria, se lo puso ella misma pues su primer artículo apareció firmado con ese seudónimo por haberse publicado durante la Semana Santa. El artículo se publicó en el  periódico El minero vizcaíno en el año de 1918. Dolores se convirtió en una figura importante dentro del comunismo español. De 1916 a 1928 La Pasionaria tuvo seis la mayoría de los cuales murieron durante sus primeros años de vida. Sólo Amaia y Rubén habría de crecer a una edad adulta. Rubén encontró la muerte en el sitio de Stalingrado en plena II Guerra Mundial, enfrentando al ejército nazi.

Dolores Ibárruri, fue detenida y encarcelada en varias ocasiones por sus actividades políticas, por sus discursos beligerantes. En 1930 es elegida como miembro del Comité Central del Partido Comunista Español. Al año siguiente se muda a Madrid, pero el gusto le dura poco pues es arrestada como sospechosa en estar involucrada en un atentado. En 1933 recupera la libertad y forma la Agrupación de Mujeres Antifascistas. En 1934 sus actividades políticas la obligan a huir a Paris. Finalmente en 1936 al constituirse la República Española, Dolores Ibárruri fue electa como diputada por la provincia de Asturias.

Al iniciar la Guerra Civil Española, La Pasionaria da su célebre discurso: No pasarán. En el arengaba a la población española a no permitir el avance de las tropas fascistas y a luchar por la República Española. Ese año Dolores despliega una gran actividad dentro y fuera de España en pro de la República. Lo que le vale en 1937 ser nombrada Vicepresidenta de las Cortes.

Luchadora inagotable, mujer en una sociedad machista hasta el amor que siente por el joven ferrocarrilero Francisco Antón, diecisiete años menor que ella, es criticado no solo por los miembros del gobierno republicano, si no por sus camaradas de partido.

En 1939 cuando los fascistas ganaron la guerra, Dolores Ibárruri se exilió en la Unión Soviética. En 1942 fue nombrada Secretaria General del Partido Comunista Español, puesto que ejerce desde el exilio, y al cual dimite en 1960, pasando la batuta a aquellos jóvenes encabezados por Santiago Carrillo, que luchaban desde la  clandestinidad, en la España franquista. Ella se quedó con el título honorario de Presidenta del Partido.

Tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, Dolores Ibárruri comienza a buscar regresar a su país y tras el proceso de transición republicano, La Pasionaria llegó a España en 1977. Como resultado de las primeras elecciones democráticas en España tras casi cuarenta años de cruenta dictadura, Dolores Ibárruri fue electa de nuevo diputada por Asturias.

Dolores Ibárruri murió en Madrid el 12 de noviembre de 1989 a los 93 años de edad. Figura mítica del comunismo español y de la Guerra Civil española. Mujer emblemática de la lucha de género a La Pasionaria diversos poetas le cantaron. Miguel Hernández, Pablo Neruda, Ernest Hemingway la describe en su novela sobre la Guerra Civil Española, ¿Por quién doblan las campanas? En 1963, el poeta Rafael Alberti le compuso los siguientes versos:

UNA PASIONARIA PARA DOLORES

¿Quién no la mira? Es de la entraña
del pueblo cántabro y minera.
Tan hermosa como si uniera
tierra y cielo de toda España.

¿Quién no la escucha? De los llanos
sube su voz hasta las cumbres,
y son los hombres más hermanos
y más altas las muchedumbres.

¿Quién no la sigue? Nunca al viento
dio una bandera más pasión
ni ardió más grande un corazón
al par de un mismo pensamiento.

¿Quién no la quiere? No es la hermana,
la novia ni la compañera.
Es algo más: la clase obrera,
madre del sol de la mañana.

Foto: almamagazine.com

OTRAS COLUMNAS DE ARMANDO ENRÍQUEZ:

Bette Nesmith Graham, cubriendo errores.

Nahui Olin un fantasma de la ciudad de México.

Gertrude de Arabia. Lil Hardin, una mujer detrás de Louis Armstrong.

Krystina Skarbek, una espía de películas.

Rose E. King empresaria en tiempos de la Revolución. María Sabina y la Chamana oaxaqueña.

Mujeres Ejemplares: Tecla de Iconio más que una santa.

Mujeres Ejemplares: Margarita Chrné y Salazar, la primera profesionista en Latinoamérica.

Mujeres Ejemplares: Noor Inayat Khan, espía de la II Guerra Mundial.

Mujeres Ejemplares: Ludmila Pavlichenko y las francotiradoras soviéticas de la II Guerra Mundial.

Mujeres Ejemplares: La muerte de Catalina Xuárez Marcaida.

Mujeres Ejemplares: María Hernández Zarco, periodista e impresora.

Mujeres Ejemplares: Concepción Argüello, una ópera rock del siglo XIX.

Mujeres Ejemplares: Francisca Gonzaga del Castillo, observando el cielo novohispano.

Mujeres Ejemplares: Anne Katherine Green, la madre de la novela de detectives.

Mujeres Ejemplares: Teresa Urrea de Santa de Cabora, mística y revolucionaria. 

Mujeres Ejemplares: Liu Yang, la primera taikonauta.

Mujeres Ejemplares: Carolina Herschel astrónoma y criada.

Mujeres Ejemplares: Margaret Sanger. La mujer, su cuerpo y el control natal.

Mujeres Ejemplares: La primera premio Nobel de la Paz.

Mujeres Ejemplares: María Tomasa Estéves y Salasa. La bella independentista.

Mujeres Ejemplares: Mary Anderson, la mujer detrás del limpiaparabrisas.

Mujeres Ejemplares: Tres mexicanas en aviones.

Mujeres Ejemplares: Weonarda Martínez “LaCarambada”.

Mujeres Ejemplares: Zelia María Magdalena Nutall, arqueóloga.

Mujeres Ejemplares: Kassia, compositora bizantina.

Mujeres Ejemplares: Las compositoras de Chihuahua.

Mujeres Ejemplares: Elizabeth Wilbraham, la primera arquitecta de la historia.

Mujeres Ejemplares: Stephanie Louise Kowlek, la mujer detrás de los chalecos antibalas.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (38 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Armando Enríquez Vázquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *