Cuidado con las clínicas de inhaloterapia

Semanas atrás llegó a mis manos un caso que logró ponerme la piel chinita (termino coloquial). Un hombre de aproximadamente 40 años, tras haber sufrido una ligera complicación a causa de un cuadro de asma, decide a recomendación de su especialista, tomar tres sesiones de inhaloterapia. Lo que este hombre no sabía, es que en este tipo de lugares si no se cuenta con la reglamentación adecuada, los equipos ideales y las medidas higiénicas necesarias, el riesgo de contagio por otro agente es casi del 95 por ciento y en algunos casos, hasta se puede llegar a perder la vida.

Así de grave es la situación en nuestros días, en nuestro México lindo y querido, tal pareciera que es la ciudad de no pasa nada y pasa de todo. Resulta indígnate que ante la confianza y necesidad, gente sin escrúpulos, pseudomédicos, psuedoterapeutas y poseudoclínicas, ofrezcan servicios de salud en donde más allá de ayudar comprometen seriamente la vida de los ciudadanos.

El hombre, que en un principio describo en este llamado de atención a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal en materia de Salud así como a COFEPRIS, al recibir la segunda sesión de inhaloterapia, no solamente inhaló el tratamiento indicado para su afección en el equipo falto de higiene que se llevó en prenda a su casa, si no que una bacteria se alojó en los pulmones y mucosas de las vías aéreas produciéndole una estadía en el hospital de poco más a tres semanas, aislamiento total en el nosocomio por el alto riesgo de contagio y una elevada cuenta de gastos médicos, que hasta el momento no ha sido posible liquidar en su totalidad.

Resulta que tras la investigación a esta clínica situada en la colonia Santa María la Rivera, me enteré que este lugar tiene adicional a la anterior, más demandas por usuarios inconformes, sin embargo, la mal llamada clínica, funciona en tiempo y forma sin haber recibido ninguna sanción por parte de  las autoridades, quienes por cierto, han brillado por su ausencia.

A decir del Dr. Hail Israel Benítez Ruíz, inhaloterapista de la Clínica Guadalupe Inn, de la ciudad de México, la rama de la medicina llamada ihnaloterapia; es utilizada para procurar el buen funcionamiento de las vías aéreas a través del manejo de aerosoterapia (medicamentos aerosoles), oxigenoterapia así como aparatos especiales en pacientes con cirugías, en área de terapia intensiva o todos aquellos que sufran de alguna afección de las vías aéreas.

Sin embargo, para evitar contagio de algún tipo de virus o baterías, quienes acudan a este tipo de lugares, deberán de solicitar de primera instancia un certificado de Secretaria de Salud o COFEPRIS en donde se certifique la autenticidad tanto de los equipos a utilizar como de los prestadores de servicios de salud; en segundo lugar, es requisito valerse de instrumentos desechables, sellados y nuevos en el empaque para cada usuario, los equipos no se reutilizan y mucho menos se prestan a los pacientes.

Pero, desafortunadamente, la realidad habla de lo contrario y en el caso de no esterilizar adecuadamente los equipos, el riesgo de contagio es altísimo y las complicaciones por consiguiente son mayores.

Edgar, por la mala higiene de uno de los equipos, fue contagiado por una variedad muy peculiar de pseudomona, microorganismo que en la mayoría de las veces se encuentra en pacientes inmunocomprometidos, como por ejemplo, quienes tiene VIH y por si fuera poco, produce en cuestión de horas bronconeumonía severa que en caso de no ser atendida a tiempo, podría llevar al paciente a la muerte.

Es urgente que las autoridades mantengan una estrecha y cuidadosa vigilancia en los centros que ofrecen este tipo de soluciones y por otro lado, es necesario que la sociedad conozca las medidas de seguridad básica en este tipo de sitios, así como la revisión de las fechas de caducidad en los equipos como mascarillas, micronebulizadores así como nebulizadores.

Lo recomendable es que usted acuda a un lugar que cuente con las mediad adecuadas de higiene, así como aplicar los protocolos de desinfección, tanto de los equipos como del personal de salud, para evitar las infecciones cruzadas.

Recuerde que tanto los virus y las bacterias son sumamente poderosos y éstos sobreviven al medio ambiente y se pueden alojar en celulares, pasa manos y superficies etc. Por ello, es recomendable lavarse las manos antes de los alimentos o inmediatamente después de haber estado en contacto con las mucosas.

Foto: Cortesía

OTRAS COLUMNAS DE LILI NOBLE:

Los físicos médicos, una realidad en nuestro país.

Amor, amor, amor… nació de ti, nació de mí, nació del alma. ¿Será?

Pulso Saludable: No más arrugas, no más bisturí.

Pulso Saludable: ¡Pégame… pero no me dejes!

Pulso Saludable: Seguridad en movimiento.

Pulso Saludable: Cuando tu sangre es dulce, ¡cuidado!

Pulso Saludable: Alimentación adecuada en los bebés, la clave para evitar la obesidad.

Pulso Saludable: No digas ‘no’ a la vacunación, evita la influenza.

Pulso Saludable: Urge tratar la obesidad desde el punto de vista integral.

Pulso Saludable: Vanidad e ignorancia, enemigos de la cirugía estética.

Pulso Saludable: Pacientes con hemofilia, enfermedad de reyes.

Pulso Saludable: El embarazo después de los 35 años.

Pulso Saludable: Interrupción legal del embarazo, un derecho de todas.

Pulso Saludable: Fondos de Investigación Científica.

Acerca del autor: Liliana Noble Alemán (15 Posts)

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en periodismo farmacéutico. Amante del ciclismo, el ejercicio y la buena comida. No bebe alcohol, no fuma y trata de no desvelarse. Le gusta escribir, conducir en radio y televisión. Síguela en sus redes sociales.


Liliana Noble Alemán

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en periodismo farmacéutico. Amante del ciclismo, el ejercicio y la buena comida. No bebe alcohol, no fuma y trata de no desvelarse. Le gusta escribir, conducir en radio y televisión. Síguela en sus redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *