Amor, amor, amor, nació de ti, nació de mí, nació del alma… ¿Será?

TODAS, hemos vivido, gozado y sufrido los cambios que causan en nuestro organismo esas inmensas sensaciones que se producen cuando de ver al ser amado se trata, tales como; escucharlo, mirarlo, consentirlo, dar todo a cambio de nada, sentir falta de apetito, de concentración y hasta mariposas en el estómago. Sin embargo, un día todo eso se acaba, otros le llaman transformación del amor, aquél sentimiento que surgió del corazón y del alma se esfuma, entonces sobrevienen la angustia, el dolor y la desilusión.

En la mayoría de los casos, a decir de los expertos, el proceso del enamoramiento tiene una duración de poco menos de cuatro años, así que no se trata de algo que nació del alma y del corazón. Esto no es un asunto que debe servir de alarma, es realmente una buena noticia, tampoco he descubierto el hilo negro, simplemente que a escasos días del festejo del Amor y la Amistad o de San Valentín (el cual por cierto, tiene su origen en el siglo XX principalmente, en donde las parejas de enamorados expresan su amor y cariño mutuamente), considero necesario dejar de lado la falsa idea del amor encriptado en la cegadora mercadotecnia que limita y genera co-depencendia.

Primero, hay que tener en consideración que el AMOR  es un estado en donde se puede viajar en el tiempo, un “sitio” mágico donde nada es definitivo, debido a que el enamoramiento es un estado emocional en donde el cerebro cursa por una serie de procesos químicos iniciando en la corteza cerebral, luego pasa al sistema endocrino y se transforma en respuestas fisiológicas y cambios químicos ocasionados en el hipotálamo.

Los psiquiatras mencionan que existe una excesiva producción de feniletilamina, sustancia que a su vez desencadena la producción de dopamina y norepinefrina, que genera nerviosismo, aumento de la presión arterial, alteración de la percepción del tiempo, euforia, ansiedad y falta de apetito; después se agrega otra sustancia, la oxitocina, que genera el deseo sexual. Por  lo tanto, queda completamente descrito que el amor no se origina en el musculo cardíaco y la taquicardia y demás síntomas que se experimentan, están íntimamente relacionados con el proceso químico antes descrito.

De tal suerte, que no tiene nada que ver con algo romántico, simplemente ocurre cuando se elige a una persona y la atracción se desencadena por las feromonas -las hormonas que genera cada individuo- y que son percibidas a través del llamado órgano vomeronasal, que se localiza en la nariz.

La realidad es que este asunto, es más sencillo de lo que parece y explica todo lo que experimenta alguien al estar enamorado, lo interesante es que este proceso puede durar hasta cuatro años, debido a que el cuerpo se acostumbra a la producción de estas sustancias y de los olores, por lo tanto el “amor” se acaba y las parejas pasan de un estado de descontrol total a un estado de objetividad y al no sentir las emociones de antes los involucrados deciden separarse, pelear, enojarse continuamente con su media naranja y lo peor, comienzan a ver objetivamente los defectos de quien comparte su vida y hasta su cama.

Pero justo es aquí en donde aquellos que verdaderamente desean estar con esa persona, reinventan, platican y desarrollan un plan que les funcione para el futuro, lo cual es simplemente “genial”, porque en esta etapa donde la subjetividad pernocto por miles y miles de segundos, lo ideal, es vivir en la estación correcta, para decidir involucrase por convicción, lejos de procesos químicos y sentir amor verdadero, ese que sobre pasa los defectos, el que complementa y no compite, el que sabe que la infidelidad esta siempre agazapada esperando el descuido para atacar pero que sin embargo, se fortalece para que no existan descuidos que abran la puerta a decisiones definitivas como la deslealtad, la que por cierto, es una decisión personal influyente y excluyente.

El amor, es vivir feliz con o sin pareja, sin límites, sin agresiones, sin reservas y con cautela, con objetividad y cuando esto no se logra después del proceso de enamoramiento y comienza el del verdadero amor, y solo hay lágrimas, depresión, agresiones y trato peor que a un esclavo, lo mejor es alejarse ya que no es válido sufrir por su causa. La vida es justo para disfrutar conocer y generar, no para sufrir, por ello, festeja con tus emociones a todo lo que dan, conoce tus sentimientos, tus reacciones y vive el amor plenamente sin que ello te produzca ninguna complicación sería como una enfermedad.

Visita Pulso Saludable… Un lugar donde juntos aprendemos a cuidar nuestra salud.

Foto: Cortesía

OTRAS COLUMNAS DE LILI NOBLE:

Pulso Saludable: No más arrugas, no más bisturí.

Pulso Saludable: ¡Pégame… pero no me dejes!

Pulso Saludable: Seguridad en movimiento.

Pulso Saludable: Cuando tu sangre es dulce, ¡cuidado!

Pulso Saludable: Alimentación adecuada en los bebés, la clave para evitar la obesidad.

Pulso Saludable: No digas ‘no’ a la vacunación, evita la influenza.

Pulso Saludable: Urge tratar la obesidad desde el punto de vista integral.

Pulso Saludable: Vanidad e ignorancia, enemigos de la cirugía estética.

Pulso Saludable: Pacientes con hemofilia, enfermedad de reyes.

Pulso Saludable: El embarazo después de los 35 años.

Pulso Saludable: Interrupción legal del embarazo, un derecho de todas.

Pulso Saludable: Fondos de Investigación Científica.

Acerca del autor: Liliana Noble Alemán (15 Posts)

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en periodismo farmacéutico. Amante del ciclismo, el ejercicio y la buena comida. No bebe alcohol, no fuma y trata de no desvelarse. Le gusta escribir, conducir en radio y televisión. Síguela en sus redes sociales.


Liliana Noble Alemán

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en periodismo farmacéutico. Amante del ciclismo, el ejercicio y la buena comida. No bebe alcohol, no fuma y trata de no desvelarse. Le gusta escribir, conducir en radio y televisión. Síguela en sus redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *