Pulso Saludable: ¡Pégame… pero no me dejes!

Frase álgida, que mueve sentimientos, que duele, que golpea fuerte… pero que existe. Tan es así, que por temor a represalias muchas mujeres todavía dejan que las ultrajen, que las agredan tanto física como psicológicamente; por ello esta frase: ¡pégame, pero no me dejes!

En esta columna, dedicada principalmente al cuidado de la salud, este tema queda perfecto porque aquí les contaré sobre la salud de este tipo de mujeres pero desde una perspectiva libre de virus o bacterias.

Campañas van y vienen, anuncios, espectaculares, frases, mujeres famosas apoyando la ‘NO violencia’ en contra del género femenino cada 25 de noviembre y pareciera, que esto no tiene fin. Seguramente en algo ayudan, pero las cifras dictan cosas realmente absurdas, porque para que un golpeador exista debe haber alguien siempre dispuesto a ser la víctima: ¡pégame, pero no me dejes!

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica en las Relaciones en los Hogares del 2011 (ENDIREH), registró que el 45.1% de las mujeres de 15 años, y más en México, han sufrido algún incidente de violencia por parte de su pareja o a lo largo de alguna relación. Además, las cifras muestran que 7 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia en algún momento de sus vidas y que van desde asuntos meramente físicos, sexuales, económicos, psicológicos hasta el feminicidio.

El hogar sigue siendo el lugar de más vulnerabilidad, es algo similar a dormir con el enemigo, pero ese enemigo que es sigiloso, astuto y vive agazapado esperando el momento justo para atacar, tiene debilidades que de aprender a conocerlas ayudarán sin lugar a dudas a que muchas mujeres decidan decir basta, luchar por sus derechos y no permitir ser ultrajadas una vez más.

Pablo Navarrete, quien es Coordinador de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), menciona respecto a este panorama de violencia, que en los últimos 25 años se tienen registrados 36,606 feminicidios y lo peor es, que casi el 6 % de ellas, son menores a los cinco años.

La inseguridad que permea entre las mujeres, en la mayoría de las veces, las orilla a ser víctimas y en otras ocasiones, la ignorancia sobre el tema se convierte en su mejor aliada; es decir, cuando una mujer decide tener una relación nunca debe olvidar que solo es eso, una relación (amor) pero no algo que supla su identidad y valor como mujer. No debe de convertirse en una esclava o un cheque al portador con la falsa idea de “si lo dejo que va a ser de mí”, “no puedo dejarlo porque mis hijos no me lo perdonarán”, “va a cambiar, con mi amor lograré el cambio”. La realidad es que no, las personas no cambian y según los expertos en psicología y sexualidad, los hombres que son violentos con las mujeres tienen serios problemas desde la niñez, tal vez están replicando esquemas que vivieron en sus familias y para ellos, es completamente normal ser violentos.

Justamente, lo mismo puede ocurrir con muchas mujeres que vivieron la violencia en casa y no conocen otro esquema de vida y ese tipo de modus vivendi es completamente normal. Sin embargo, quiero contarles que están equivocadas, la violencia en cualquiera de sus expresiones es violencia y debe ser erradicada, evitada, impedida y denunciada, basta de esa falacia de ¡pégame, pero no me dejes!

Si alguna mujer de las que conocen o ustedes mismas están viviendo con violencia en casa, en el trabajo, en la familia, etc; es el momento de no callar e impedir que siga ocurriendo.

Existen instancias a las cuales pueden acudir y denunciar el hecho, como la Fiscalía para los delitos sexuales de la PGR, actualmente la ley apoya totalmente a las mujeres con las nuevas reformas; o bien, a través de campañas que buscan apoyar a las mujeres para que no se sientan solas, tal es el caso de AVON y su campaña ‘Alza la voz’.

Para poder saber si vives una situación de violencia debes tener en cuenta lo siguiente:

Tu pareja no debe:

  • Ridiculizarte en público.
  • Presionarte con situaciones sexuales.
  • Golpearte y luego pedirte perdón con flores o llorando y… tiempo después golpearte. Es un círculo vicioso.
  • Sugerir que tu ropa es provocativa.
  • Amenazarte con matarte o quitarte a tus hijos.
  • Abuso sexual.
  • Sentir que mereces castigo.

Todas estas actitudes pueden ser desde el inicio de la relación, nunca se presentan hasta el matrimonio, las personas son siempre iguales y tu responsabilidad es estar siempre alerta. No dejes que nadie te agreda y si ocurre, denuncia el hecho y aléjate, si es necesario busca la ayuda de un terapeuta.

“Solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible para los ojos”. (El Principito).

Foto: Cortesía

OTRAS COLUMNAS DE LILIANA NOBLE:

Pulso Saludable: Seguridad en movimiento.

Pulso Saludable: Cuando tu sangre es dulce, ¡cuidado!

Pulso Saludable: Alimentación adecuada en los bebés, la clave para evitar la obesidad.

Pulso Saludable: No digas ‘no’ a la vacunación, evita la influenza.

Pulso Saludable: Urge tratar la obesidad desde el punto de vista integral.

Pulso Saludable: Vanidad e ignorancia, enemigos de la cirugía estética.

Pulso Saludable: Pacientes con hemofilia, enfermedad de reyes.

Pulso Saludable: El embarazo después de los 35 años.

Pulso Saludable: Interrupción legal del embarazo, un derecho de todas.

Pulso Saludable: Fondos de Investigación Científica.

Acerca del autor: Liliana Noble Alemán (15 Posts)

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en periodismo farmacéutico. Amante del ciclismo, el ejercicio y la buena comida. No bebe alcohol, no fuma y trata de no desvelarse. Le gusta escribir, conducir en radio y televisión. Síguela en sus redes sociales.


Liliana Noble Alemán

Licenciada en Ciencias de la Comunicación con especialidad en periodismo farmacéutico. Amante del ciclismo, el ejercicio y la buena comida. No bebe alcohol, no fuma y trata de no desvelarse. Le gusta escribir, conducir en radio y televisión. Síguela en sus redes sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *