¿SABÍAS QUE BEBER CAFÉ PUEDE SER UN ALIADO EN EL CONTROL DE PESO?

El sobrepeso y la obesidad hoy representan una gran amenaza para la salud de la población del mundo. Aunque no existe una razón única que explique la epidemia de la obesidad, una de las causas más relevantes es el desbalance energético, es decir, la energía que se ingiere es superior a la que se gasta. Esta diferencia hace que haya una acumulación de energía en el organismo en forma de grasa, dando como resultado el aumento de peso (OMS, 2011). Además, se suma el estilo de vida que cada vez es más sedentario, lo que agrava la situación.  Cada 15 kilogramos extras, aumentan el riesgo de muerte temprana aproximadamente  en 30% y se duplican las posibilidades de no poder vivir una vida activa normal (OECD, 2010). No obstante, la obesidad puede prevenirse. Podría empezarse por el fomento de una cultura de alimentación saludable y una vida activa.

Todos los sectores de la sociedad están tomando medidas para disminuir el tamaño del problema de sobrepeso y obesidad, los gobiernos, la industria y, desde luego que cada uno de nosotros debemos estar atentos a cambiar nuestros hábitos desfavorables y a mantener una buena salud.

Dentro del estilo de vida saludable puede incluirse el consumo de café, del que recientemente se han conocido los beneficios que puede aportar para reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas. Beber café puede ser también un aliado de los  programas de control de peso.

La cafeína presente en el café, tiene un efecto termogénico explicado en parte por la promoción de la  quema de la grasa (oxidación) vía la estimulación del sistema nervioso central (Gregersen y col., 2009).

La acción  termogénica de un alimento se refiere a la capacidad de generar calor en el organismo debido a las reacciones que promueve. Por ejemplo si en el desayuno se incluye una taza de café regular, se promueve un mayor efecto térmico durante alrededor de 3 h, en comparación con un desayuno con café descafeinado y el gasto de energía se incrementa en un 16% en un periodo de 2 h en relación al café descafeinado (Westerterp-Plantega, 2010).

También se ha encontrado una relación positiva entre el consumo de café regular y la saciedad, como lo demuestra un estudio con 12 años de duración, donde las personas que incrementaron su consumo de cafeína, ganaron menos peso que aquellas que lo disminuyeron. Así que la cafeína puede influir en el gasto de energía y en el consumo de energía (López-García y col, 2006). Otros hallazgos refieren que la pérdida de peso por efecto de la cafeína, ocurre por la reducción de la grasa corporal y el posible incremento del metabolismo de las grasas (Greenberg y col, 2006).

Pero el café no es sólo cafeína, contiene otros compuestos de importancia para la salud como el ácido clorogénico cuya acción para apoyar el control de peso, se debe a la disminución de la absorción de glucosa en el intestino delgado (Johnston y col, 2003). El café es una de las fuentes alimenticias que más ácido clorogénico aporta a la dieta. Se ha informado que este compuesto inhibe el crecimiento de los preadipositos (precursores de las células que almacenan grasa) lo que podría ser un mecanismo para reducir la obesidad (Hsu y col, 2006).

En un estudio con ratones alimentados con una dieta alta en grasas, cuando se suministró ácido cafeico y ácido clorogénico, hubo una reducción de peso de 8% y 16% respectivamente. Al mismo tiempo, la ganancia en peso fue menor cuando estaba presente el ácido clorogénico y en especial en los riñones, hubo menor peso de tejido graso. Es decir, el ácido clorogénico disminuye la ganancia en peso y la grasa visceral, por lo que es un potente agente anti-obesidad (Cho y col, 2010).

Un efecto similar fue demostrado con humanos, quienes después de 1 semana de ingerir café tuvieron una mayor utilización de la grasa posterior a las comidas (postprandial) que alcanzó hasta un 32% más que cuando no se ingirió café (Ota y col, 2010).

También se ha demostrado que el consumo continuo de café reduce la grasa corporal, particularmente la grasa abdominal, incluyendo la grasa depositada en las vísceras humanas (Nagao y col, 2009).

Así el café es un gran aliado para mantener un peso corporal adecuado, apoyando la afirmación de que el que por su salud se guía, dos tazas de café al día.

www.amecafe.org.mx

Foto: Cortesía


Acerca del autor: The Pink Point (1674 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *