Convierte tu jardín en un espacio para meditar

Se acerca el fin de año, con ello comienza un periodo de reflexión que invita a aprender de nuestros aciertos y errores. También es la época en que analizamos los cambios que podemos realizar a nuestro hogar, a nuestro entorno y en consecuencia a nosotras mismas.

En esto último muchas personas tienden a buscar la necesidad de reencontrase con la naturaleza, y al mismo tiempo acercarla al ambiente donde vive, comenzando con el espacio verde más próximo a nosotros: el jardín.

Diseños de jardines hay muchos, desde amplios espacios verdes con fuentes, estanques e incluso árboles frondosos, hasta pequeños oasis urbanos compuestos por unas cuantas masetas, flores y accesorios decorativos. Todos buscan cumplir el mismo objetivo: ser una ventana para romper la rutina e invitar a la meditación.

Jarrones y macetas de Berilla srl

¿Qué debo incluir para lograr que mi jardín sea un correcto espacio para la Meditación?

  1. Elige plantas exuberantes. La abundancia de plantas verdes ayuda a crear una atmósfera relajante. Cualquier variedad de menta u otras hierbas aromáticas nos regalan una imagen fresca y muy agradable. Si vives en un lugar con clima cálido, seguro podrás disfrutar de la presencia del bello bambú en tu jardín o buscar alguna otra planta ornamental fácil de adquirir en tu región.
  2. Incorporar objetos relacionados con la meditación. Dependiendo de la tradición de tu fe, puedes elegir alguna figura o imagen representativa para ti. Simplemente puedes lograr una disposición agradable de ciertas piedras o incorporar piezas de madera para darle un toque más armonioso. Muchas personas también encuentran atractivo añadir arena fina en algún cajón alargado de madera bajo las plantas del jardín. La arena está disponible en los supermercados en el área de decoración y ornamentos para jardines Zen.
  3. Instala bebedor para aves o una fuente. El movimiento que produce la caída del agua relajará tu mente mientras escuches sus sonidos que bien llegan a ser terapéuticos.
  4. Colocar asientos confortables. Si prefieres sentarte en el piso, solo procura mantener el espacio limpio, así podrás colocar un tapete o cojín para disfrutar tu jardín. Si utilizas una silla, asegúrate de que te permita mantener una postura correcta, así podrás mantener tu espalda con la alineación adecuada y tus pies apoyados en el piso.
  5. Improvisa y aprovecha al máximo tu espacio. No importa si tu jardín es pequeño, puedes armonizarlo de tal manera que sea agradable y acogedor. Considera colocar estratégicamente un pequeño sendero alineado con piedras y práctica una meditación distinta que incluya atravesar ese sendero.

©BERILLA SRL/homify.com.mx

Acerca del autor: The Pink Point (1674 Posts)


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *